Testimonio de Alicia y Paulo

A su esposo Paulo le diagnosticaron apnea obstructiva del sueño

Alicia sintió un gran alivio cuando a su marido Pablo le diagnosticaron Apnea obstructiva del sueño (AOS). Llevaba varios años sufriendo esta afección respiratoria, durante los cuales la ansiedad por su salud pesaba mucho en su relación. Los expertos médicos le recetaron a Pablo un equipo CPAP (presión positiva continua de aire) para tratarla. Aquí, Alicia comparte su experiencia...

¿Cómo se enteró de que Pablo sufría apnea del sueño?

La obesidad hace que Pablo ronque mucho. Y cuando digo mucho, lo digo de verdad. No podía dormir por el ruido, así que empecé a hablar con un amigo sobre posibles soluciones. Me dijo que Pablo tenía todos los factores de riesgo de apnea del sueño, una enfermedad que él mismo padece: 45 años de edad, ronquidos terribles, algo de sobrepeso, cansancio por la mañana...
A partir de ese momento, empecé a investigar en Internet. Presté más atención por la noche y descubrí que Pablo hacía pausas al respirar y se despertaba de repente. Era el momento de hablar con un médico y ahondar en el asunto. 

¿Se hizo Pablo una prueba de sueño?

Sí, se hizo una prueba del sueño y le diagnosticaron AOS y fue un gran shock para mí ver sus resultados. Me acostumbré a vivir con la obesidad y sus consecuencias, aunque prefería que Pablo perdiera peso. Pero debo admitir que no estaba preparada para esto. Descubrimos que Pablo dejó de respirar docenas de veces, durante 30 o 40 segundos seguidos. Esa noche, casi dejó de respirar durante un total de una hora. Aterrador... Después de hablar con el experto en sueño, nos dimos cuenta de que estaba privando a su cerebro de oxígeno y poniendo a prueba su corazón, lo que significaba que no duraría tanto como debería. En otras palabras: su esperanza de vida se acortaba en 10 años, o mucho más si no hacíamos nada para evitarlo. No podía dejar de pensar en nuestros dos hijos sin su padre... Inmediatamente decidimos ponernos en tratamiento. Me sentí bastante aliviada después de identificar las causas de su enfermedad y de empezar el tratamiento, que resultó ser eficaz y cambió realmente nuestras vidas.

¿Qué cambió el tratamiento de la AOS en su vida diaria?

Mucho. Ahora puede volver a dormir, y yo también. Nos levantamos descansados. Lo más importante es que sabemos que la salud de Pablol es estable y no está empeorando. Eso significa mucho para mí. Después de unos meses de tratamiento, ya no considero que la AOS sea un problema. Problema resuelto. Y estoy orgullosa del valor y la perseverancia de Pablo.